El Gobierno y el Banco Central de Costa Rica (BCCR) discutieron con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el otorgamiento de una línea rápida de financiamiento de $508 millones al país para atender la emergencia causada por el COVID-19.

En las reuniones de este jueves participaron el presidente del Banco Central de Costa Rica, Rodrigo Cubero, y los ministros de Hacienda, Rodrigo Chaves, y de Planificación Nacional y Política Económica, Pilar Garrido.

La misión sostuvo también reuniones con Bernardo Alfaro, superintendente de la Sugef y con el equipo del FMI, el cual es liderado por Inci Otker, directora de la División de Centroamérica del Departamento del Hemisferio Occidental.

El propósito es obtener un crédito por medio del Instrumento de Financiamiento Rápido (Rapid Financing Instrument).

La línea de financiamiento proveería un solo desembolso por $508 millones, y los recursos se dirigirían al Gobierno Central. La decisión sobre el crédito por parte del Directorio del FMI está programada para finales de este mes.

“Este programa con el FMI es de fundamental importancia para Costa Rica, no solo por los recursos que aportaría para apoyar las finanzas públicas, sino también por el respaldo que representa a las políticas económicas del país para responder a las consecuencias de la pandemia, afianzar la estabilidad macroeconómica, asegurar la sostenibilidad de la deuda pública, e impulsar el crecimiento económico de mediano y largo plazo”, aseguró el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero.

Según se explicó en un comunicado de Presidencia, la tasa de interés es de 150 puntos base sobre la tasa de interés de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI (que en este momento es de 8 puntos base), para una tasa total en la actualidad de 1,58% anual. El plazo del crédito es de cinco años, con pagos trimestrales a partir de 3¼ años del desembolso.