Última Hora

El presidente Carlos Alvarado solicitó una nueva rebaja a la base mínima contributiva de los seguros de salud y pensiones.

Mediante un oficio el mandatario pidió a la Caja Costarricense de Seguro Social el rebajo como una medida de evitar despidos masivos y combatir el desempleo histórico que ha provocado la pandemia del COVID-19.

De ser aprobado este sería el cuarto rebajo desde que inició la emergencia en marzo anterior. La Caja ya había aprobado la reducción para marzo abril y mayo, luego la extendió para junio y finalmente para julio.

La base mínima contributiva es el salario base por el que todos los trabajadores deben cotizar para los seguros de salud y pensiones.

Una reducción de esta permite que los trabajadores sigan cotizando incluso ante una reducción de sus ingresos.

El Gobierno se comprometió a aportar ₡8.500 millones a la CCSS para así cubrir el impacto de la medida.

La Caja ya había advertido el severo impacto que la reducción inicial había tenido en sus finanzas, por esto el Gobierno acordó no solo subsanar los dineros dejados de percibir por la rebaja sino además honrar la millonaria deuda que mantiene con la institución de salud.

Ese acuerdo, que entre otros obliga al Estado a trasladar 10% de cada préstamo que se apruebe durante este año, es precisamente el que permitió que estas nuevas reducciones sean posibles.