Última Hora

El Gobierno de la República presentó este jueves un proyecto de ley para eximir el pago del impuesto al valor agregado (IVA) a todos los productos y servicios de la canasta básica tributaria, pero con la condición de gravar el salario escolar.

La propuesta tiene como objetivo retrasar ese cobro hasta junio de 2021, pues la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas estipula el pago de 1% a partir del 1° de julio próximo.

La idea del Ejecutivo es que esta medida incida positivamente en los hogares costarricenses en medio de la crisis económica y sanitaria que ha generado la pandemia del COVID-19.

“Para compensar el impacto fiscal de esa medida, así como los efectos de la contracción económica y la disminución de los ingresos necesarios para hacer frente a la emergencia nacional, el proyecto incluye una propuesta para que el salario escolar ya no esté exonerado del impuesto sobre la renta”, dice el comunicado enviado este jueves por el Ministerio de Hacienda.

Según cálculos de esa cartera, esto representaría cerca del 0,12% del gasto tributario.

“Dado el incremento en los gastos como efecto de la pandemia y por el compromiso con la responsabilidad fiscal, es preciso acudir a una fuente de recursos que permita compensar los ingresos que recibiría el gobierno de no darse la moratoria del cobro de IVA en canasta básica.

“De ahí nuestra propuesta para que a partir del próximo año se grave con renta el salario escolar, en las mismas condiciones en que se encuentran gravados los salarios en todo el sector laboral costarricense. Eso significa que se mantendría un monto exento y a partir de ahí se aplicaría el mismo porcentaje de impuesto escalonado que ya se utiliza para gravar los salarios”, explicó Elian Villegas, ministro de Hacienda.