Última Hora

La junta directiva de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) aprobó este viernes un plan de inversión por ₡2.400 millones para permitir el traslado de pacientes de la CCSS a hospitales privados.

La medida extraordinaria se venía discutiendo desde hace semanas debido a la saturación del sistema hospitalario público en medio de la tercera ola de la pandemia del COVID-19.

El monto aprobado permitirá a la Caja el traslado de pacientes no COVID-19 a los hospitales Clínica Bíblica, Hospital Cima, Hospital Metropolitano y La Católica.

La idea es que en estos centros se reciban pacientes con necesidades de internamiento que no superen los cinco días, en áreas como enfermedades infecciones, endocrinas, nutricionales y metabólicas, entre otras.

“Hemos acordado apoyar a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en su plan de ampliar su capacidad hospitalaria para hacerle frente a la pandemia del COVID-19, de manera que por un plazo medio puedan reforzar la atención directa a los pacientes que requieren una cama por las complicaciones que genera el coronavirus”, explicó Alexander Solís, presidente de la CNE.

Entre los términos acordados están, además del internamiento, el servicio de transporte extra hospitalario, exámenes de laboratorio y radiología e insumos o suministros como agujas suturas, catéteres, entre otros.

Los dineros para este Plan de Inversión serán aportados por el Fondo Nacional de Emergencia y según el propio Solís los cobros de los hospitales privados serán al costo.

El convenio con los hospitales privados se hará mediante el mecanismo de indemnización, mediante la Ley General de Salud), que faculta al Ministerio de Salud a disponer de edificios u hospitales públicos o privados, por el tiempo que el Poder Ejecutivo mantenga el decreto de emergencia nacional.