Última Hora

Este domingo, un usuario de Facebook identificado como Ricardo Sánchez denunció que en reiteradas ocasiones había llamado al Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) para informales sobre un ternero que estaba en malas condiciones.

Al animal lo tenían en la cochera de una casa en Santo Domingo de Heredia, dentro de una jaula de 2x2, sin capacidad de moverse libremente y expuesto a niveles de estrés. Según los vecinos de la zona, estaba ahí desde hace dos semanas y, por eso, lo denunciaron.

Sánchez relató que Senasa le indicó que debía presentarse a alguna oficina o validar la denuncia mediante un correo que tuviera firma digital. El muchacho cuestionó ese protocolo, tomando en cuenta la emergencia actual por COVID-19. 

Al ver esta publicación en redes sociales, Jihad Brais González se contactó con Sánchez para tener más detalles de la situación e ir él personalmente a hacer la denuncia.

“Sí hay una denuncia formal, fui a las oficinas de Senasa, a la central de Heredia, yo soy de otra zona y fui hasta Heredia para cerciorarme que todo se hiciera como tiene que ser y para evitar rodeos, ya que un segundo más y puede que el animal no siga con vida”, contó González.

Él le mostró a este medio la denuncia que presentó ante Senasa este lunes a eso de las 9 a. m., la cual tiene firma de recibido de la institución.

Ante dicha situación Teletica.com le consultó a las 11:20 a. m. a Jorge Barrantes, director de la Región Central Occidental de Senasa, sobre las acciones que tomarían al respecto.

“Yo hablé con la encargada de Heredia y ella me dijo que no han recibido una denuncia formal. No llegó a la oficina de Senasa ninguna denuncia por la vía correcta (llenando un documento de denuncia de manera presencial o con un correo con firma electrónica)”, dijo.

Sin embargo, informó que al ver tantos comentarios en redes sociales, ordenó verificar la situación. “Yo la mandé hacer la inspección correspondiente”, reconoció.

Esfuerzo en vano

“Después de hacer la denuncia, me comunico con el muchacho (Sánchez) y este me indica que una rescatista se comunicó con él para indicarle que en el momento que ella iba llegando para verificar las condiciones del ternero, el dueño iba saliendo en un camión, al parecer cargando algo y la jaula estaba tapada con una bolsa plástica”, dijo González.

Ante el posible traslado del ternero, este medio intentó contactar de nuevo al director de la Región Central Occidental; pero no fue posible, nos atendió entonces Luis Antonio Molina, jefe de Salud Animal de la Región Central Occidental.

“Posiblemente sí se vaya a atender, si el director le dijo que iban a visitar en la tarde, posiblemente lo vayan a hacer. Nosotros tenemos la obligación de verificar por nuestros propios medios y tenemos que verificar. Imagínese que nosotros lleguemos y que esté el ternero ahí, a pesar de que a usted le dijeron que se lo habían llevado. Si el animal no está ahí, haremos las preguntas del caso. Las redes sociales no son un punto de referencia porque podría ser que nunca hubo un animal en ese lugar o podría ser que efectivamente se lo llevaron o que lo fueron a esconder y que la otra semana esté nuevamente el animal ahí”, aseguró Molina.

Teletica.com pudo comunicarse con Mildred Solís, rescatista de Almas Inocentes. Ella contó que al enterarse de la situación por redes sociales fue este lunes entre 8 a. m. a 9 a. m. a conversar con los dueños del animal y convencerlos de darle un mejor trato.

“El animal tiene en su pata trasera un hongo, estaba delgado, no tenía buenas condiciones. Toco la puerta y sale la señora y me dice '¿qué quiere?' Y Le digo 'señora buenos días quiero hablarle sobre la condición del ternero' y la señora dijo 'hable lo que quiera yo no voy a decir nada'. Le insistí tres veces y la señora siguió de negativa. Le volví a insistir y le hablé para que tomara conciencia que no es un animal doméstico sino de campo”, explicó Mildred.

Ella se quedó en las inmediaciones de la casa y fue a pedir ayuda de la Fuerza Pública, volvió a eso de las 10 a. m. con una unidad y, en ese momento, se estaban alejando los dueños en un carro rojo.

“Cuando nosotros ya estábamos llegando a la casa, al portón, ellos iban saliendo, el oficial me dijo que verificara si estaba el ternero y revisé y tenían tapado el encierro con bolsas plásticas. Por mi rapidez no pude tomar fotos porque teníamos que movilizarnos para agarrarlos. Me monté en la unidad detrás del vehículo, pero cuando la Fuerza Pública intentó agarrarlos se habían escapado, como si fueran fugitivos”, agregó la rescatista.

Hasta el momento, no se sabe qué pasó con el ternero, pero Senasa aseguró que irá a inspeccionar el lugar denunciado.