Última Hora

La llamada mesa multisectorial de diálogo presentada el domingo anterior por los presidentes Carlos Alvarado (Ejecutivo) y Eduardo Cruickshank (Legislativo) fracasó este jueves en medio de los cuestionamientos por su conformación y agenda.

En una breve intervención en redes sociales, el director del Programa Estado de la Nación (PEN), Jorge Vargas Cullel, confirmó que la convocatoria fracasó, pues a este jueves solo habían recibido respuesta afirmativa de 12 de los 25 sectores invitados.

El PEN, facilitador del diálogo en este proceso que buscaba aportar soluciones permanentes en temas de déficit y gasto, había puesto como regla que para que la mesa iniciara debían estar presente los 29 actores invitados: cuatro del Ejecutivo y 25 de la sociedad civil.


Hoy, vencido el plazo de respuesta, solo habían confirmado la Cámara de Comercio de Costa Rica, Fedecámaras, Cadexco, Consejo de Promoción de la Competitividad, Foro de Mujeres del Inamu, Conferencia Episcopal de Costa Rica, Alianza Nacional Evangélica, Unión Nacional de Gobiernos Locales, Red Nacional de Agentes de Desarrollo Local, Consejo Nacional de Cooperativas, Confederación de Estudiantes Universitarios y la Confederación Costarricense de Asociaciones Solidaristas.

Por su parte, los gremios magisteriales y sindicales pidieron más tiempo para dar su respuesta, otros siete se declinaron a responder (incluida la Asamblea de Trabajadores del Banco Popular, la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias y el Centro de Estudios y Capacitación Cooperativa) y cuatro más declinaron: la Alianza Nacional Agropecuaria, la Unión Costarricense de Cámaras y las asociaciones de la empresa privada.

"Hechas las verificaciones del caso me permito informarles que la mesa de diálogo multisectorial no pudo ser conformada por el PEN dentro de los términos de la convocatoria que ustedes confiaron en mí y que efectuaron en la cadena nacional del día domingo.

"La regla era clara, o todos los sectores aceptaban participar en el diálogo o esta instancia no se conformaba", dijo Vargas Cullel.

El director insistió que no todo fue una pérdida de tiempo pues dijo que la propuesta logró objetivos importantes como instalar en la sociedad civil la necesidad de un diálogo urgente en el tema de la emergencia fiscal y "restarle protagonismo a actores que por medios no institucionales han procurado polarizar conflictos".

Vargas insistió en que el gran problema de esta mesa fue la falta de una "sombrilla o fórmula común" en su conformación e instó al Ejecutivo y Legislativo a no desistir de su realización.

"No hay que anular la convocatoria. La convocatoria conjunta a un diálogo urgente sigue abierta, el país necesita resolver la emergencia fiscal, ustedes tienen la responsabilidad política e histórica de liderar, de vitar que una crisis fiscal golpee los logros de nuestra sociedad.

"El hecho de que la convocatoria no alcanzara los objetivos esperados no cancela la iniciativa, sigue abierta, sería conveniente que valoraran la conveniencia de convocar a todos los involucrados para encontrar un espacio conjunto", finalizó.