Última Hora

Gracias a su compromiso con la naturaleza, una finca del territorio indígena Térraba recibe el pago de compensación de emisiones de carbono.

Desde hace 42 años, la familia Nájera trabaja esta finca de 62 hectáreas ubicada en Buenos Aires de Puntarenas.

Con prácticas de la cultura indígena el lugar es un depósito natural de absorción y captura de carbono.

Es un modelo de armonía entre las personas y la naturaleza, reforestan y recuperan nacientes de agua.

Por el manejo de la tierra y sus recursos la familia recibe un pago que compensa las emisiones de carbono y su finca es un centro de investigación.