Última Hora

Una fiesta de 15 años, realizada en la Zona Sur del país, es la actividad social con más contagios asociados de COVID-19 en Costa Rica.

Así lo confirmó el Ministerio de Salud tras una consulta de Teletica.com.

A pesar de todas las advertencias por parte de las autoridades, este evento provocó que 51 personas arrojaran un resultado positivo en la prueba diagnóstica del nuevo coronavirus.

Salud aseguró que la actividad se llevó a cabo en la Región Brunca, al sur del territorio nacional, pero no detalló el lugar específico. 

Esta celebración superó a otra similar realizada en Alajuelita, durante el mes de junio, donde la cantidad de contagios ascendió a los 35, mientras que un ‘auto baby shower’ en Pavas, ese mismo mes, dejó como saldo 31 casos.

“Costa Rica tiene transmisión comunitaria y hemos presentado cifras altas. Me di cuenta del montón de excusas y pretextos, pensando en que nos estamos manejando en burbujas, que no son las correctas y eso ha facilitado muchas infecciones”, comentó el ministro de Salud, Daniel Salas.

El jerarca asegura que el mundo está cada vez más cerca de alcanzar la vacuna para prevenir la enfermedad, pero mientras eso sucede todos deberían acatar los protocolos.

“Faltan algunos meses para tener un nivel de inmunidad que nos permita manejarnos con mayor soltura, por lo que debemos seguirnos protegiendo”, agregó Salas.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) también informó que el cruce entre núcleos familiares o reuniones de amigos disparan los contagios “por la falsa sensación de seguridad”.

“La gente se siente segura con el núcleo familiar con el que está más frecuentemente en contacto. Pero el peligro está en cada persona del grupo de contacto frecuente que tiene contacto, a su vez, con grupos laborales, sociales o familiares”, señala la epidemióloga de la CCSS, Giselle Guzmán.

Descontrol

El rompimiento de burbujas sociales podría provocar emergencias mayores en tiempos de pandemia, tal y como sucedió con una celebración en Alemania.

Las autoridades de ese país informaron que cerca de 900 personas de un colegio, en la ciudad de Bielefeld, fueron enviadas a cuarentena tras detectarse varios casos positivos tras una fiesta familiar.

Según el último reporte del diario Deutsche Welle, hasta el momento se contabilizan 35 casos relacionados con esta fiesta que se realizó en una propiedad privada, aunque la cifra podría aumentar debido a que apenas inicia el rastreo epidemiológico.

Además, se le sigue la pista a una boda que se realizó en la ciudad de Hamm con centenares de invitados, que también disparó los contagios en ese país europeo.