Última Hora

Las expropiaciones de terrenos sique siendo el mal recurrente que atrasa el desarrollo de la obra pública, sobre todo las carreteras. Esto es aún más censurable porque se advierte hasta la saciedad en atender las expropiaciones para que no obstaculicen las construcciones, pero parece que las lecciones no se aprenden.

Los mismos problemas se repiten y cansan.

En este caso del proyecto Limonal -Cañas, en principio se contrató a un consultor particular para que resolviera las expropiaciones, pero luego se debió entregar todo al departamento de Adquisiciones de Bienes del MOPT para que continuara ya que no se estaba haciendo bien.

Después de dos años de iniciado el proyecto, todavía se está lidiando con la mayoría de las expropiaciones de porciones de fincas por donde pasará la carretera o el derecho de vía.

Parece mentira que el plazo de entrega de esto no se haya cumplido después de dos años y meses y no se sabe cuánto más tardará.

Así lo indica incluso el departamento del MOPT a cargo y hace ver que eso depende de otras instancias, incluso de la misma parte expropiada. Entonces en esa tesis no se sabe ciertamente cuando estará terminada la carretera.