Última Hora

Los casos de los futbolistas de Limón FC que estuvieron en una cena junto al presidente del club un día antes de un partido y la reunión entre amigos que tuvieron los futbolistas Christian Bolaños y Bryan Ruiz, marcaron un precedente con respecto a las sanciones que podrían sufrir los futbolistas en caso de incumplir las normas sanitarias.

Para la Unafut, las reglas son claras y los futbolistas de los 12 clubes de la Primera División deben velar por cumplirlas o se someterán a sanciones como la que tuvo Bolaños, quien fue marginado por de dos partidos por parte del Saprissa pese a dar negativo al coronavirus.

Ruiz, por su parte, no recibió sanción alguna, pese a también presentar una prueba PCR negativa. El capitán ya tuvo esta enfermedad en el 2020.

Pero, ¿hasta dónde puede llegar un club a legislar la vida privada de sus futbolistas?

La pregunta es compleja y verdaderamente es complicado de analizar, pues cada equipo tiene su normativa interna, pero lo cierto es que los clubes sí pueden castigar a sus jugadores.

Para la abogada laborista, Paola Gutiérrez, el tema es complejo, no solo en el ámbito del fútbol nacional, si no en lo que respecta a relación patrono-empleado en general.

“Es algo que ha tenido que enfrentar cualquier patrono, no solo el fútbol. Hay implicaciones de un eventual contagio que podría afectar el desarrollo de la empresa, pues no solo es una persona que se enferme, sino que llegue a afectar el desarrollo de la actividad laboral.

“En términos generales se puede, pero con límites, entonces habría que ver un poco más puntual cuáles son las sanciones y los lineamientos en concreto que vayan a interponer, para determinar si es racionable o proporcional”, mencionó la abogada.

En el caso del fútbol destaca que se trata de figuras públicas y muchos equipos han mantenido desde antes de la pandemia una serie de lineamientos a seguir dentro y fuera de la empresa para mantener la imagen del club.

“Las empresas siempre han mantenido lineamientos en cuanto a actos y comportamientos que puedan afectar la imagen de la empresa, es muy común y hasta recomendable que existan lineamientos de manejo de redes sociales.

“En el caso de figuras públicas, si tengo un contrato con una figura pública quiero que mantenga una imagen adecuada a mi empresa tanto dentro como fuera del lugar de trabajo”, explicó.

De ahí viene el otro punto, y es la forma en la que se entera el patrón sobre el incumplimiento por parte de uno de sus empleados.

En el momento que llega a las redes sociales y se hace de dominio público, la privacidad queda de lado.

“Una de las cosas importantes es como yo como patrono me doy cuenta del eventual incumplimiento que incurrió un trabajador, yo no puedo transgredir a su computadora o teléfono y buscar fotos y eso, pero si la persona lo postea y lo hace público yo ya tengo conocimiento de esto, aunque lo haya tomado un familiar, yo ya puedo hacer acciones”, mencionó Gutiérrez.

Esto precisamente es lo que sucedió en el caso de Bolaños y Ruiz, que, tras una foto filtrada en redes sociales, la Unafut decidió hacer pruebas negativas a ambos futbolistas y que al volante morado lo marginó de dos partidos por decisión del club.

Anteriormente también fue sancionado por la misma situación el exdelantero morado Frank Zamora.

Ahora es importante aclarar que todo patrono debe justificar la sanción impuesta al empleado, así como informar de todas las reglas a seguir para que no exista desconocimiento de ellas.

“Si existiera un conflicto por la sanción impuesta, el club debería justificar la sanción. En este ambiente de pandemia, no basta con que el patrono aplique la sanción, pues tiene que justificarla y demostrar cuáles pueden ser las implicaciones para la empresa de que yo rompa mi burbuja y de que con quién me reúno un domingo en mi tarde libre”, añadió.

Pero, ¿podría llevar al despido o separación de un jugador incumplir con los protocolos de salud?

“Si se sancionó de una manera meramente preventivo para que no haya contagio mayor, podría no resultar desproporcionado, pero si la empresa toma la decisión de despedirlo sin responsabilidad ahí creo que si lleva un análisis mayor.

“Eso sí, el Código de Trabajo señala la posibilidad de proceder con el despido sin responsabilidad patronal cuando un trabajador de forma reiterada incumple con las medidas de prevención o ponga en riesgo su salud”, ahí sí sería justificado su despido según explicó la abogada Gutiérrez.

Según menciono la experta en relaciones laborales, con la llegada de la pandemia, se han generado muchas consultas al respecto con las decisiones de las empresas y las sanciones que se han tomado fuera de horas laborales.

De momento, para Unafut y los clubes las reglas son claras, el incumplimiento de las normas del protocolo sanitario traerá como mínimo una separación momentánea del equipo hasta que presente una prueba PCR negativa. Luego será decisión de cada club de sí sanciona o no al futbolista.