Última Hora

El excura Mauricio Víquez, investigado en Costa Rica, lleva un año detenido en México. 

Víquez es requerido por las autoridades nacionales debido a los procesos judiciales en su contra: se le acusa de los delitos de violación calificada, abuso sexual, corrupción agravada y difusión de pornografía en perjuicio de cuatro víctimas, menores de edad, según la Fiscalía.

A criterio del abogado defensor de Víquez, Rafael Rodríguez, el Estado no ha hecho lo suficiente para traerlo a territorio costarricense. 

"Se encuentra en la misma condición. Aún no se ha resuelto el amparo presentado y consideramos que el Estado de Costa Rica debería ser más proactivo en relación con la decisión y la condición jurídica del imputado. Está a la orden del Estado costarricense y las autoridades mexicanas, aún no definen su situación jurídica", aseguró.

Por su parte, el abogado de las víctimas asegura que el proceso está estancado debido a un amparo que presentó el ex sacerdote. La extradición de Víquez fue aprobada desde octubre del año anterior; sin embargo, su defensa presentó una apelación que aún no se resuelve y mantiene el caso en espera.

Mauricio Víquez continúa en una cárcel para migrantes en México.