Última Hora

Es una tradición colonial que nació en Cartago. El festejo se desarrollaba durante las fiestas taurinas.

Desde 1996, el 31 de octubre es el Día de la Mascarada costarricense.

Aunque este festejo sigue latente en nuestros pueblos ha perdido su identidad, según el mascarero Jorge Corrales, quien dedica su vida a la confección estos personajes en su taller en Alajuelita. 

Para crear una mascarada criolla se necesita mucho más que tiempo. Se necesita pasión, pues este trabajo no es nada sencillo.

Corrales, lucha para que los personajes propios como El diablo, La muerte, La segua, La llorona y La giganta no desaparezcan.

Vecinos de Cartago, de Barva de Heredia, de Aserrí y de Escazú son parte de quienes buscan que esta tradición no pierda sus raíces.