Última Hora

Injustificable y contradictorio: así califica el rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), Gustavo Gutiérrez, la decisión que tomó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) de suspender la formación de los médicos internos en los hospitales del país.

Estos estudiantes, según el jerarca, son de suma importancia en un momento de crisis por el COVID-19. Pueden colaborar con la institución al brindar más recurso humano. 

Tanto las universidades como los internos han solicitado que se les aplique la vacuna para que puedan continuar su labor, pero la respuesta ha sido negativa. 

"Para mi es injustificable la decisión de la Junta que no los quieran vacunar como una prioridad para que ellos aporten a la emergencia", indicó Gutiérrez

Incluso, en las últimas horas trascendió la propuesta de traer al país médicos de otros países para que colaboren con la emergencia. Noticia que, según el rector, "lo hace irse de espalda".

"Yo encuentro un total sinsentido que estén valorando médicos de Cuba para que vengan al país porque eso tiene altísimos costos y que a nuestros profesionales, que ya prácticamente son médicos, se les saque de los hospitales", añadió. 

En el caso específico de la UCR, son unos 1.000 los estudiantes que se han visto perjudicados, ya que, además, su proceso académico se interrumpe.

“Es totalmente contradictorio (...) El país está en una necesidad de cuerpo médico real y aquí estamos interrumpiendo completamente el proceso de formación de estas personas", concluyó el rector. 

Por su parte, la CCSS justificó la decisión en el aumento de casos y hospitalizaciones por COVID-19. Debido a esto, aseguran que los recursos de la institución deben ir a la atención de esa enfermedad, prioritariamente, y no a actividades fuera de su campo primario. 

Además, indicaron que el "alto riesgo de contagio de estudiantes y la propagación que estos pueden realizar durante su traslado a las casas de habitación, a sus familiares, amigos y el no poder dedicarse a esa actividad de manera segura”.

Como parte de este descontento, los médicos internos, tanto de universidades públicas como privadas, anunciaron que saldrán a la calle a exigir que se les vacune y puedan regresar a los hospitales. 

El próximo miércoles 26 de mayo, a las 8:30 a. m., se manifestarán frente al edificio de la CCSS en Avenida Segunda con mascarilla y distanciamiento social.