Última Hora

En menos de dos meses la Contraloría General de la República (CGR) ya puso contra las cuerdas a dos ministros del gabinete de Carlos Alvarado.

El primer caso  fue el de  María del Rocío Aguilar, quien renunció al cargo como jerarca de Hacienda luego de que el ente contralor solicitara suspenderla por 30 días en octubre anterior.

Según la investigación, el gobierno de Carlos Alvarado heredó de la administración Solís Rivera un faltante de ₡900.000 millones en su último presupuesto.

Al considerarse este faltante como una amenaza para la nueva cartera de Hacienda, Aguilar reconoció que pagó las deudas más inmediatas sin autorización, decisión que finalmente valió para la sanción.

“No voy a poner al Presidente en una situación donde tuviera que elegir si suspenderme y salir o luego mantenerme, por eso me anticipo y presento mi renuncia irrevocable”, mencionó Aguilar en su última conferencia.

El segundo proceso liderado por el ente contralor se presentó esta semana contra el ministro de Ambiente y Energía (MINAE), Carlos Manuel Rodríguez, por anomalías en los pagos por concepto de dedicación exclusiva.

La resolución notificada el pasado lunes 16 de diciembre recomienda sancionar a Rodríguez y la jefa de recursos humanos Vianney Loaiza por faltas relacionadas con la solicitud, suscripción y refrendo de la dedicación exclusiva a las viceministras Pamela Castillo y Celeste López.

Aunque se dictó el acto final, éste aún no se encuentra en firme debido a que los dos acusados en el proceso tienen hasta el próximo viernes 20 de diciembre para presentar las respectivas apelaciones.

En las oficinas de prensa de la Contraloría y el MINAE no rindieron detalles sobre cuánto sería el periodo de suspensión para Rodríguez, quien confirmó que presentará su descargo en las próximas horas.