Cada vez es más frecuente encontrar gimnasios al aire libre en espacios públicos, pero la mayoría de estos equipos no son accesibles para toda la población.

Es por eso que una empresa nacional comenzó a fabricar máquinas de ejercicios aptas para personas con discapacidad.

El primer gimnasio inclusivo se instaló en El Guarco de Cartago.

Actualmente se han instalado 15 gimnasios inclusivos en espacios públicos, principalmente en la Gran Área Metropolitana.

Los equipos son diseñados y fabricados en Costa Rica y cada una de las máquinas rondan entre los 900.000 y 1.700.000 colones.