Última Hora

Una vez más, una paciente embarazada avisó que su esposo tenía COVID-19 hasta después de ser atendida en el hospital de Cartago.

La mujer que también dio positivo por coronavirus, obligó al aislamiento preventivo de tres funcionarios del servicio de consulta externa de ginecología.

Otra funcionaria que labora para el servicio de emergencias del hospital Max Peralta tuvo que ser aislada tras contagiarse con COVID-19.

Ella estuvo en contacto con siete compañeros que también fueron enviados a cuarentena.