Última Hora

Su eficacia, bajo costo y fácil acceso hacen del óxido de acetileno un químico muy atractivo para los delincuentes.

El uso de este gas industrial ha proliferado en asaltos a viviendas y cajeros automáticos. El último caso se presentó la madrugada de este viernes en Siquirres de Limón, cuando al menos cinco sujetos arrancaron un cajero del BAC Credomatic y se lo robaron gracias a un equipo de acetileno.

Juan José Araya, director de la Escuela de Química de la Universidad de Costa Rica, explicó que si bien hay combustibles más potentes como el nitrógeno, este es más difícil de conseguir así como más caro.

“Como combustible hay mejores gases, pero la accesibilidad de un soplete de acetileno lo hace mucho más atractivo. Estamos hablando de un químico que libera mucha más energía que el carbón, la madera o la gasolina, por lo que se eleva a altas temperaturas muy fácil y eso permite cortar cualquier metal”, explicó.

El óxido de acetileno básicamente se mezcla con oxígeno para producir una llama muy potente que permite derretir cualquier metal.

“Con el tiempo suficiente, un soplete de acetileno puede penetrar cualquier metal, cualquier caja fuerte”, aseguró a su vez Luis Castillo, soplador de vidrio de la misma escuela.

Castillo explicó que mientras la mezcla de oxígeno y propano (gas de cocina) alcanza un máximo de alrededor de 1.800 grados Centígrados, el acetileno puede llegar hasta los 3.400 °C, por lo que ofrece una solución fácil y rápida para el hampa.

“Además es de venta industrial, puede comprar un equipo en una ferretería y cilindros en un distribuidor que como se utiliza comercialmente no hay trazabilidad de ningún tipo, cualquier persona lo puede adquirir”, añadió.

En Internet es posible encontrar equipos caseros alrededor de los ₡100 mil colones e industriales por debajo de los ₡200 mil, por lo que su costo también es otro punto a favor.

En los últimos años este tipo de golpes se han popularizado, especialmente en Limón y otras zonas del Caribe costarricense.

Incluso, las autoridades detuvieron el año anterior a parte del popular grupo conocido como la “banda del acetileno”, que se dedica a realizar robos gracias al uso de este equipo.