Última Hora

Esto fue lo que ocurrió el pasado 7 de octubre en el Hospital Escalante Pradilla de Pérez Zeledón. 

La doctora María Alejandra Arias tuvo que ir trabajar con su hija de año y dos meses, debido al rechazo de un permiso solicitado.

Según la doctora, ella explico que la cuidadora de la menor enfermó de dengue y no tenía con quién dejar la niña. Pese a ello, el jefe de Consulta Externa no autorizó el permiso.

El sindicato Unión Médica apoya a la doctora. Según ellos, se trataría de un aparente caso de violencia de género, discriminación, falta de sensibilidad humana y abuso de autoridad.

Incluso presentaron la denuncia ante el Instituto Nacional de la Mujer (INAMU).

La médica busca que su caso sirva de ejemplo para todas aquellas mujeres profesionales que pueden estar sufriendo algún tipo de discriminación o violencia por su condición de mujer.

Telenoticias consultó a la Caja Costarricense de Seguro Social sobre este caso y mediante un correo, respondieron:

“La mencionada doctora solicita un permiso amparada en el artículo 47 de la Normativa de Relaciones Laborales, el cual no se aplicaba para este caso, ya que es una licencia para cuido del niño enfermo y su hija no estaba enferma, era su empleada.

El caso fue valorado por el departamento Legal, la oficina de Recursos Humanos y otros sindicatos (Siprocimeca) que emitieron su criterio en forma escrita e inclusive el doctor Granados solicitó criterio a un juez de trabajo, quienes indicaron que, basados en el artículo 47, no aplicaba el permiso y que de otorgarlo así se estaría incurriendo en una ilegalidad.

Al ser un problema personal, se le ofreció un permiso sin goce de salario, sin embargo, ella no lo aceptaba”.

Sobre este caso, la Unión Médica Nacional solitó abrir una investigación contra el jefe de Consulta Externa del Hospital Escalante Pradilla.