Última Hora

En el último año la Policía de Control Fiscal decomisó 1.783.773 unidades de diferentes bebidas alcohólicas que ingresaron al país de forma clandestina y al cierre del 2018 sacaron del mercado 573 estaños de etanol.

La lucha contra el contrabando del licor es un tema de no acabar.

Por eso en la Asamblea Legislativa varios diputados impulsan la creación de un etiquetado que le permita a las autoridades identificar la procedencia del producto.

El proyecto pretende reforzar el trabajo de la policía fiscal con oficiales municipales, así como dotar al Ministerio de Salud y al Instituto de Fomento y Asesoría Municipal para que realicen pruebas de adulteración del licor.

El Ministerio de Hacienda sería el encargado de elaborar el código QR.

La aprobación de este proyecto permitiría sancionar a quienes vendan bebidas alcohólicas de contrabando o adulteradas con la cancelación de la patente y el cierre inmediato del negocio.