Última Hora

El tradicional Día de la Madre, como muchas otras celebraciones, será atípico durante este 2020 debido a la pandemia.

Para el sector comercio es un golpe bastante fuerte: aseguran que es la tercera fecha más importante después de Navidad y el Viernes Negro.

Según la Cámara de Comercio, este año se esperan pérdidas de hasta 16 mil millones de colones y ventas que alcancen los 22 mil millones.

"Eso es, más o menos, un 58% de lo que alcanzamos el año 2019; en ese año hablábamos de 38 mil millones, este año vamos a hablar de 22 mil millones", estimó Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio.

La Cámara asegura que, además de la emergencia sanitaria y económica que vive el país en este momento, la baja se da por las limitaciones de operación en diversas zonas del país debido al “martillazo”.

Además, afecta la reducción de ingresos que sufren muchos costarricenses, así como la falta de confianza de los consumidores.

"Las familias están muy golpeadas, hay una reducción del ingreso en las familias producto de la situación que vivimos, hay mucho despido, suspensiones de contrato, reducciones de jornada", agregó Elizondo.

La apertura en zonas de alerta naranja, con una capacidad del 50% y solo para algunos comercios, estará permitida del 10 al 14 y del 17 al 21 de agosto.

En ella se incluyen: supermercados, restaurantes y otros centros de comidas, tiendas en general y salones de belleza con cita previa.

Además, la restricción vehicular es otra de las trabas que afronta el sector. En los cantones con alerta naranja solo se podrá sacar el vehículo un día entre semana hasta el 21 de agosto; mientras que en cantones en alerta amarilla no podrán sacar el carro el día que normalmente tienen la restricción.

Por esta razón, la Cámara de Comercio asegura que esto limitará no solo la visita de las personas a tiendas y comercios, sino también a realizar celebraciones en restaurantes.