Última Hora

La Urbanización Valladolid en Desamparados es un deslizamiento activo. Por eso, las autoridades no descartan la posibilidad que ante las lluvias o una actividad sísmica se genere un nuevo desprendimiento frontal de terreno hacia el río.

Ante esta situación, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) realiza inspecciones en la zona constantemente.

Este año ya se hizo la primera revisión y se determinó que, de momento, no se han presentado más movimientos de terreno en el sector, eso pese al enjambre de sismos que se presentaron a inicios de este año en la zona.

Las autoridades municipales, junto al Comité Comunal de Emergencias de Valladolid cerraron el área de mayor impacto para evitar que las personas ingresen a las viviendas inhabilitadas y pongan en riesgo sus vidas.

27 familias fueron removidas de sus viviendas el año pasado y en la zona aún se mantienen otras que están en alerta preventiva.

Ese deslizamiento se activó tras el paso de la tormenta tropical Nate en el 2017, y producto de las fuertes lluvias del año pasado, se generó un desplazamiento de material con una caída en vertical de aproximadamente ocho metros a lo largo de la corona de tierra, lo que provocó agrietamientos y daños importantes en algunas casas de las familias que habitan en esta urbanización.