El hospital San Juan de Dios se convirtió este jueves en un mar de aguas negras. La obstrucción en una de las tuberías de desagüe, provocó que los servicios de reumatología y dermatología se inundaran de materia fecal.

La fuga de aguas negras provocó el cierre de ambos servicios médicos, dejando sin atención a más de 140 pacientes.

Una cuadrilla de limpieza será la encargada de devolverle el aseo al hospital.

Según testigos, el olor era tan fuerte que la permanencia en reumatología y dermatología era insoportable.

La vocera del centro médico, Andrea de La Cruz, asegura que el problema será solucionado en horas de la tarde y hacen un llamado a los pacientes para que no desechen objetos sólidos en los servicios sanitarios.

Los pacientes que perdieron sus citas, serán contactados vía telefónica por el personal del hospital para reprogramarlas.