Última Hora

Decenas de pasajeros de la aerolínea KLM se encuentran atrapados en el aeropuerto Juan Santamaría debido a pruebas antígenos COVID-19.

El vuelo salía a las 10 de la noche rumbo a los Países Bajos, sin embargo, en esta región le exigen a los turistas y nacionales pruebas antígenos para ingresar, por lo que la aerolínea se ve obligada a no permitir el arribo de personas sin la prueba.

El problema está en que en Costa Rica los laboratorios no tienen todavía este tipo de pruebas.

“Hoy salía el vuelo a las 10 de la noche para Holanda, tenemos un ingeniero extranjero que no pudo abordar porque KLM puso un test de saliva antígenos para poder abordar por que así lo piden los Países Bajos como requisito, pero Costa Rica no tiene ese test todavía.

“Pedimos que se haga turismo y que se active la economía, pero estas situaciones solamente abandonan al turismo”, comentó a Teletica.com uno de los afectados indirectamente por este inconveniente.

Según explicó, en el aeropuertos les han buscado otras vías a las personas para salir del país, sin embargo, esta tardaría varios días.

“La salida más pronta que le dan es el 6 de febrero para poder irse a su país, les dijeron a los demás pasajeros que tienen que ver como se buscan hospedaje en Costa Rica mientras les resuelven, pero hay pasajeros desesperados porque no tienen suficientes recursos para quedarse en el país dos semanas más”, agregó.

¿Qué dice Salud?

Teletica.com consultó a la oficina de prensa del Ministerio de Salud sobre la situación, donde aseguraron que tanto las pruebas antígenos como PCR están permitidas en el país.

Además mostraron un documento con fecha del lunes donde se muestra el lineamiento general para el uso de pruebas de antígeno en el país.

Pero, ¿Y las pruebas?

Massimo Manzi, vocero de la Cámara Costarricense de la Salud, aclaró el tema de las pruebas de antígeno, y explicó a este medio que, si bien ya Salud aprobó un reglamento para autorizar los lineamientos de las pruebas, todavía faltan autorizaciones, además, las pruebas pueden tardar varias semanas en llegar al país.

“Hasta el momento 6 o 7 laboratorios han presentado su solicitud para importar esas pruebas, pero ninguno hasta la tarde de hoy, había recibido autorización para importar esas pruebas, de momento hay solo dos tipos de pruebas de antígenos que se estarían aprobando.

“De los acercamientos que hemos tenido son de 3 a 4 semanas para importar las pruebas los laboratorios”, explicó Massimo.

Si bien reconoce que el Ministerio de Salud actuó rápido para sacar estos reglamentos, lo que buscan ahora es que se apruebe otra prueba más de antígenos que podrían estar en 1 semana o menos en el país, pensando en que pasajeros como los de la línea KLM no se sigan viendo perjudicados.

“Mañana como cámara vamos a mover las cosas rápidamente con Salud para buscar una solución. También queremos habilitar un área dentro de aeropuerto para hacer pruebas rápidas de antígenos”, concluyó Manzi.

¿Una solución nacional?

Por su parte, la Universidad de Costa Rica (UCR) anunció días atrás que estaban en la fase de verificación de las pruebas de salida diseñadas por los laboratorios de la universidad.

De acuerdo con el equipo investigador, los resultados preliminares obtenidos hasta ahora son alentadores.

“Los primeros resultados arrojan que las pruebas in vitro utilizando genes sintéticos lograron una sensibilidad del 94.4 % (capacidad de la prueba para detectar la enfermedad) y una especificidad del 100 % (exclusión de los individuos sanos). Los porcentajes obtenidos son muy altos y significan que la prueba tiene gran potencial para ayudar al diagnóstico del COVID-19”, manifestó el Dr. German Madrigal, director del Instituto de Investigaciones Farmacéuticas (Inifar), de la Facultad de Farmacia de la UCR.

Así las cosas, de superar esta fase solo quedarían un par más. Si estas otras también se logran aprobar, la UCR le daría el conocimiento a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), al Ministerio de Salud y a cualquier productor nacional que desee producirlas. De esta manera, el país tendrá un recurso adicional a la PCR que es hasta un 70 % más barata.