Última Hora

En poco tiempo, la Iglesia Católica de nuestro país conocerá la resolución del Vaticano sobre el sacerdote Mauricio Víquez, acusado por abusos sexuales.

Según supo Telenoticias, un documento le permitirá a la Curia Metropolitana tener claro si deben o no tomar medidas con el cura párroco por los casos con los que se le vincula.

Recordemos que el sacerdote Víquez tiene una nueva denuncia que fue dada a conocer hace algunos días, en esta se le vincula con un nuevo caso de violación calificada.

Según la Fiscalía, el caso se encuentra en investigación, dentro de la fase preparatoria, la cual consiste en la recolección y análisis de pruebas.

La denuncia no tendría relación alguna con la dada a conocer meses a tras de dos hombres que afirmaron haber sido víctimas de abusos sexuales por parte del religioso. Hecho que habría ocurrido cuando eran monaguillos, durante los años 90.

La situación actual del sacerdote ha provocado una serie de reacciones entre ellas:

Las denuncias contra el arzobispo de San José, José Rafael Quirós, de encubrir los delitos sexuales de algunos sacerdotes. Información que fue brindada por el Semanario Universidad la semana anterior.

Este periódico le cuestionó varias veces el tema de dichas denuncias y también de las que ya tiene encima el sacerdote Mauricio Víquez, sin embargo, en todo momento afirmó que no daría más declaraciones sobre este caso.

El arzobispo de San José comunicó el martes anterior, mediante un comunicado de prensa, que ya no asistirá a la cumbre de pedofilia en el Vaticano, pero afirmó que la razón de su ausencia es un tema personal.

"Al encuentro de protección de menores, que se realizará en roma la próxima semana no asistirá el arzobispo.

En la invitación girada a los presidentes de las conferencias episcopales, se les facultaba para que nombraran algún representante, en caso de que por alguna razón no fuera a asistir; es por esto que el arzobispo tomó la decisión de que quien represente a la Conferencia Episcopal de Costa Rica sea Mons. Gabriel Enrique Montero Umaña, obispo de San Isidro y vicepresidente de la Conferencia.

La información que ha circulado en medios de comunicación y redes sociales en torno a su no asistencia a este encuentro, no se ajusta a la verdad.

Ha sido decisión propia de monseñor Quirós, así lo prefiere mientras esté en trámite canónico el caso de Mauricio Víquez Lizano".

Entre el jueves y domingo próximos se reunirán con el papa Francisco los presidentes de todas las conferencias episcopales del mundo con el tema del estigma de la pedofilia en la iglesia y las medidas a tomar al respecto.