Última Hora

El sacerdote que accionó un arma de fuego para detener a un sospechoso de violencia doméstica asegura que lo hizo porque el sujeto se metió por la fuerza a la propiedad de la iglesia.

El cura de Sardinal de Guanacaste, Marco Morales, paseaba con su perro la noche del miércoles y al regresar a la parroquia escuchó una discusión.

El religioso ingresó a la casa cural y mediante las cámaras de seguridad se percató de que una persona era golpeada.

Se trataba de una mujer quien era víctima de violencia por parte de su pareja, el sujeto al verse perseguido por la policía se metió a la propiedad de la iglesia.

El cura quien tiene 11 años de ser portador de arma accionó su pistola para amedrentar al presunto agresor y asegura que usa un arma por protección personal.

El padre Morales explica que no es extraño que un religioso posea un arma de fuego ya que los capellanes de la Fuerza Pública acostumbran a tener una.

El sospechoso de la agresión fue detenido y puesto a las órdenes de la Fiscalía.

Si desea más detalles puede ver el video adjunto.