El homenaje a la Unidad Canina que colabora con la Cruz Roja se realizó en el marco del Día Internacional del Perro de Rescate.

La benemérita actualmente cuenta con la unidad K-Sar, activa desde el año 1991.

La unidad especializada está en marcha con el fin de efectuar búsquedas en estructuras colapsadas y/o a campo abierto.

Los perros requieren máximo tres años de entrenamiento para alcanzar la certificación, el proceso de formación es durante todo el trayecto en servicio en labores de búsqueda y rescate.

Actualmente la Cruz Roja costarricense maneja dos tipos de certificaciones para los canes que pertenecen a la unidad especializada, la de perro apto (perro con condiciones y bases de trabajo) y la de perros certificados incluso internacionalmente e idóneos para el desempeño en labores de búsqueda y rescate.

El proceso de formación de los miembros de la unidad canina para optar por la certificación operativa consta de cuatro etapas: selección de un perro de búsqueda, figurante y pistas de entrenamiento, selección del motivador y ladrido a la orden y las estampas de formación.

Los miembros de K-Sar viven con su guía canino, quienes son voluntarios institucionales también, puesto que deben de acompañar al perro a sus sesiones de entrenamiento, mantenerlo ejercitado y llevarlo al veterinario.