Última Hora

La imposibilidad de visitar ríos y playas debido a la emergencia por el COVID-19, tuvo una incidencia directa en la cifra de fallecimientos durante esta Semana Santa.

Hasta la tarde del domingo la Cruz Roja reportaba 22 muertes por causas violentas, lo que representan 16 casos menos en comparación con la semana santa del año pasado.

Las causas de muerte fueron intoxicación, accidentes acuáticos, atropellos, colisiones, traumas, precipitación, heridas por arma de fuego y arma blanca.

Según la Cruz Roja, este año la mayoría de incidentes que atendieron durante la Semana Mayor fueron por casos médicos.

En cuanto a la cifra de personas atendidas y llevadas a centros médicos en condición delicada, esta semana santa fueron 44, de acuerdo con el reporte de Cruz Roja.

El año pasado por esa misma causa, la cantidad de atendidos fue 631.