Última Hora

La pandemia golpea drásticamente una de las instituciones más importantes del país, la Cruz Roja Costarricense.

Ellos están en la primera línea de batalla contra el COVID-19 y atienden toda clase de emergencias.

Sin embargo, un déficit de 1500 millones de colones pone en riesgo la operación de los cruzrojistas.

El problema surge porque la Benemérita recibe ingresos de dos fuentes, una obtiene el 44% de sus ingresos de diferentes leyes y el 56% restante de una serie de actividades que se han visto afectadas por la pandemia.

Debido a la falta de dinero ya la Cruz Roja aplicó reducción de jornada y suspensión de contrato a 105 de sus colaboradores.

Pero existe otro agravante, con la emergencia sanitaria se duplicó la cantidad de atenciones.

Si antes una ambulancia tardaba 10 minutos en llegar a una emergencia ahora tarda 30 o 40 minutos.

Si en dos meses, la situación económica no se resuelve, la Cruz Roja tendría que aplicar nuevas suspensiones de contratos.

Esto implicaría que algunos comités trabajen sólo jornadas de 16 horas y no de 24 como en este momento.

Una posible alternativa que podría evitar el colapso de la Cruz Roja es la aprobación de un proyecto de ley que modifica la contribución parafiscal sobre teléfonos.

La aprobación de este proyecto de ley vendría a resolver otro grave problema que tiene la Cruz Roja, un faltante de 300 auxiliares para todo el país.

En este momento, si usted llama una ambulancia es probable que llegue sólo el chofer, por eso se requiere la contratación de más personal para que acudan al menos dos personas.