Última Hora

La crisis financiera del país, generada por el COVID-19, también se mide en la posibilidad que tienen los costarricenses de adquirir ciertos productos.

Según una encuesta de la Universidad Nacional (UNA), la carne es la comida que más se dejó de comprar en la pandemia. Un 58% de los encuestados señala que ha tenido que reducir la compra de este alimento.

Un 47.3% indica que las frutas son el alimento que más redujeron, mientras que un 45.2% afirma que tuvieron que mermar el consumo de verduras, legumbres y hortalizas.

El estudio de la UNA también subraya que la peor crisis que vive Costa Rica actualmente, según la percepción de los encuestados, es la económica, seguida por la crisis política y en tercer lugar la crisis de la salud pública.

Además de esto, un 51% de la población señala que sus ingresos bajaron por la pandemia. Un 24% de las mujeres tuvieron que asumir otro empleo para mitigar los efectos de esta reducción de ingresos.

La encuesta se realizó entre el 23 y el 28 de noviembre del 2020, con una muestra de 608 personas costarricenses mayores de edad, y mediante llamadas aleatorias a números de teléfono.