Una frase, en particular, llamó la atención de muchos durante la rendición de cuentas del presidente de la República, Carlos Alvarado. Frente a los diputados, el mandatario habló sobre el impacto que tendrá el COVID-19 en las finanzas públicas y, de forma escueta, enumeró posibles formas de enfrentarlo.  

“Reducir el impacto fiscal de la pandemia demandará combinar la austeridad en el gasto público, seguir zocando la faja inteligentemente, con la generación de ingresos sanos y temporales, así como redireccionar ingresos que tenían otro destino”, dijo Alvarado este lunes.

Generación de ingresos sanos y temporales: esa es la frase. ¿Qué quiso decir el presidente?

El economista Daniel Suchar coincide con el diputado José María Villalta al afirmar que la referencia se presta para múltiples interpretaciones.   

“Las manifestaciones del presidente sobre este tema son ambiguas porque no precisa, no especifica a qué se refiere con los ingresos sanos. Yo creo que el Gobierno debe ser más transparente y decirle claramente a los costarricenses las propuestas que está planteando”, indicó el legislador.

“Podríamos estar hablando de dos cosas: a tener algún tipo de impuesto, llámese solidario o alguna de estas definiciones, o estar buscando alguna emisión monetaria, que también podría ser un ingreso fresco; pero ya estaríamos hablando de temas de política monetaria per se”, explicó Suchar.

“Lamentablemente, yo soy de los que piensa que él (presidente) y su equipo económico están pensando en un tema de generación de impuestos”, agregó.

Por su parte, el economista Alberto Franco plantea un escenario adicional.

“La otra forma de que hubiese ingresos sanos y temporales para la hacienda pública sería mediante transferencias desde instituciones del sector descentralizadas, del sector público o mediante transferencias de empresas públicas. Esa sería la única forma de allegar ingresos sanos y temporales que no sean impuestos”, aseguró Franco.

Reacciones

Será en los próximos días cuando el Gobierno precise a qué se refería el presidente Alvarado con “ingresos sanos y temporales”; pero, aún sin una propuesta concreta, los impuestos parecen tener la puerta cerrada en varios sectores vinculados a la economía.

La principal razón tiene que ver con el golpe que ya sufre la inversión y el consumo privado.

“Nos parece que es una pésima idea; por lo tanto, solicitamos respetuosamente que las autoridades políticas que están pensando en este tipo de planteamientos, pues que empiecen a pensar en otro tipo de enfoques en materia de política fiscal como es la reducción del gasto”, manifestó Mario Montero, vicepresidente de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA).

Álvaro Sáenz, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) fue contundente en su posición.

“En esta crisis, siempre vamos a estar en contra de nuevos impuestos. Más bien, los economistas advierten que, si el Gobierno no toma medidas para contener el gasto, rompiendo los privilegios del sector público, reorganizando el Estado y haciendo instituciones más eficientes, sería muy complicado pensar en más carga impositiva porque esto comprometería, peligrosamente, la competitividad y pondría en peligro el contrato social del país”, señaló en una conferencia de prensa virtual realizada hoy.

Ninguno de los economistas consultados por Teletica.com, ni Suchar ni Franco, creen que este sea un buen momento para pensar en más impuestos.  

“No es el momento, no es el país ni es la situación que se necesita en este 2020, máxime que Costa Rica viene de implementar una base tributaria ampliada, que es el Plan Fiscal, y que todavía sigue estando la sombra de la palabra impuesto en negritas y en mayúsculas para muchas personas”, comentó el primero.

“Nosotros desde el Frente Amplio creemos que debe haber una distribución justa y equitativa de las cargas, no nos oponemos a estudiar y valorar las propuestas, siempre y cuando se planteen impuestos o tarifas adicionales sobre las rentas más altas y que sean proporcionales a la riqueza de las personas”, concluyó el diputado Villalta, quien presentó un proyecto de ley en esta línea.