Última Hora

Comprar carnes, lácteos, huevos o verduras podría ser cada vez más caro.

 Los agricultores y ganaderos del país comienzan a sufrir la escasez y desabastecimiento de materias primas.

Debido a la crisis de los contenedores el sector ha tenido que asumir el alza en el precio de abonos y concentrados para animales.

“Han restringido el comercio de materias primas para hacer abonos, ha habido dificultad importante para que los importadores costarricenses puedan abastecerse”, explicó Renato Alvarado, ministro de Agricultura y Ganadería.

El país también enfrenta problemas con el ingreso de cereales y granos.

“Hemos tenido problemas importantes con la llegada de maíz amarillo, soya y trigo al país, producto de situaciones climáticas que ha destruido puertos y han provocado una gran dificultad para cargar los barcos y poder llegar a tiempo con las materias primas. Periodos que duraban de dos a cuatro meses han superado los siete y los 12 meces”, agregó Alvarado.

Los costos que asumen los productores terminarán por golpear el bolsillo de los consumidores.

“Si bien es cierto, es muy limitado las acciones que podemos tomar para minimizar los precios, estamos atendiendo de la mejor manera posible y dando seguimiento a la condición y situación internacional”, explicó el ministro.

Para disminuir el impacto en el sector agro se trabaja en la producción de abonos orgánicos y productos biológicos para la atención de plagas.

Por otra parte, la Oficina Nacional de Semillas realiza un inventario de la semilla disponible en el país, y el Inta sobre producción de forrajes y otros suplementos alimenticios para animales de producción.

También se trabaja en agilizar el desembarque de granos e insumos y los análisis de laboratorio para que los costos en puerto no se incrementen aún más.