El doctor Luis Rosero, demógrafo, aseguró que la pandemia de COVID-19 tomó fuerza en Costa Rica después de la Semana Santa.

“En Semana Santa teníamos la tasa de transmisión más baja de América Latina y nos acercábamos a los 0 casos, situación excelente. Después de Semana Santa,  empieza a aumentar la tasa de transmisión, aunque eso no se notaba mucho en los números absolutos", indicó el experto.

Por esa razón, ahora somos uno de los países con la tasa de transmisión más alta en América Latina.

“Desde hace mes y medio, ya sea en el primero, en el segundo y en el tercer lugar con la tasa de transmisión del virus más alta. Es una paradoja y es difícil de convencer a la gente de que estamos en una situación delicada porque al mismo tiempo seguimos siendo el país donde la pandemia ha tenido una menor severidad, por la mortalidad. Somos junto a Paraguay y Uruguay los países con menos mortalidad. Da la paradoja de que somos los mejores, pero al mismo tiempo estamos cocinando una situación muy difícil”, comentó Rosero.

Repase la entrevista completa en el video adjunto.