Última Hora

El Ministerio de Salud informó este martes que valora el uso de la dexametasona en pacientes complicados por COVID-19.

La información fue confirmada por el ministro Daniel Salas durante la conferencia de prensa.

La reacción llega tan solo horas después de que se revelaran los primeros resultados de un ensayo clínico de la Universidad de Oxford, que asegura que ese esteroide reduce en un tercio la mortalidad entre los pacientes más graves de COVID-19.

"Este es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad y la reduce de manera significativa. Es un gran avance", afirmó el investigador principal del estudio, Peter Horby.

Este medicamento es un desinflamatorio esteroideo, común y asequible en todo el mundo, que se utilizaría en los pacientes que tienen una respuesta inflamatoria mucho más fuerte que la mayoría. El ministro Salas fue enfático en que sería utilizado únicamente en casos complejos.

Salas manifestó, además, que el uso de este medicamento sin prescripción médica puede provocar efectos adversos en las personas. Incluso, si se utiliza de forma prolongada, podría causar que las glándulas suprarrenales no funcionen adecuadamente.

En la fase inicial del virus o para prevención no se recomienda, según el titular del Ministerio de Salud.

Personal sanitario ya ha utilizado esteroides para el tratamiento de casos graves de COVID-19, según el jerarca.