Última Hora

Médicos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) salvaron al hijo de una paciente con COVID-19, fallecida esta la madrugada.

Ella se convirtió en la víctima más joven del país, ya que tenía apenas 18 años.

El Ministerio de Salud confirmó que la paciente padecía, como factor de riesgo, hipertensión asociada al embarazo.

Las autoridades dijeron a Teletica.com que el bebé sobrevivió, pero no dieron más detalles sobre su estado o el centro médico donde se encuentra.

No es el primer caso de este tipo que atiende la institución. En el mes de julio, una mujer de 29 años, positiva por el nuevo coronavirus, murió en el Hospital México, siete días después de su diagnóstico. 

La paciente, costarricense y vecina de San José, dio a luz a una niña de 35 semanas de gestación.

“Padecía de hipertensión arterial y su mortalidad se registra post parto”, dijo el Ministerio de Salud en ese momento.