Última Hora

Este martes 25 de agosto es el segundo día con más muertes relacionadas al COVID-19 en Costa Rica. Según datos oficiales del Ministerio de Salud, 14 pacientes diagnosticados fallecieron en las últimas 24 horas.

Se trata de siete hombres y siete mujeres que tenían entre 55 y 94 años. Las autoridades no revelaron lugares de procedencia, factores de riesgo ni centros médicos donde ocurrieron los decesos.  

Esa cifra solo es superada por la registrada el pasado 7 de agosto. Ese día fueron 18 los fallecidos, con edades entre los 27 y 91 años, vecinos de San José, Alajuela, Heredia, Puntarenas y Limón.

"No veamos los fallecimientos como solo cifras, insisto, son historias, son personas que posiblemente estuvieron viendo estas conferencias y ya hoy no están en medio de nosotros. Todo esto duele, le duele mucho al país", manifestó Daniel Salas, ministro de Salud, en esa oportunidad.

Desde que inició la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus, 376 personas han muerto en Costa Rica.

"144 mujeres y 232 hombres, con un rango de edad de 21 a 100 años. Por edad son 130 adultos y 246 adultos mayores", detalló la doctora Priscilla Herrera, directora general de Salud, este martes.

Perfil 

El grupo etario que registra más fallecidos va de los 70 a los 79 años, según la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). En segundo lugar, está el grupo de 80 a 89 años.

"Esto significa que, de por sí, la edad ya es un factor de riesgo; sumado a esto, las personas están presentando enfermedad cardiovascular, hipertensión, diabetes y enfermedad de los riñones", explicó la doctora Guiselle Guzmán, jefa del Área de Salud Colectiva de la CCSS.

Otro grupo muy vulnerable al COVID-19 es el de adultos mayores que viven en condiciones de riesgo social y económico. 

"El hecho de tener una enfermedad crónica por sí sola, no quiere decir que se va a complicar: el problema es tener la enfermedad crónica sin control o descompensada. Esos pacientes sí evolucionan muy rápido hacia una enfermedad severa", aclaró la experta.