Última Hora

7 de cada 10 comercios aplicó despidos, suspensión laboral o reducción de jornadas para hacer frente a los efectos de la pandemia del COVID-19 en los últimos cuatro meses, según datos de la Federación de las Cámaras Empresariales de Istmo Centroamericano (FECAMCO).

La reducción implica una pérdida de 35.544 puestos de trabajo, 35.331 suspensiones y 66.919 jornadas reducidas, esto significa que 137.794 trabajadores del sector se han visto afectados por la crisis.

El porcentaje de comercios que redujo su personal aumentó un 45%, si se compara con los datos de hace dos meses.

El estudio además advierte que, de mantenerse la situación actual, en los próximos tres meses las empresas tendrían que reducir su fuerza laboral en un 30% más.

A la fecha, 8 de cada 10 empresas del sector comercio tuvo una reducción de ventas producto de la crisis sanitaria, y esto implicó que el 60% de ellas redujera sus operaciones.

Entre los comercios que registran una baja en sus ventas, la mitad reconoce que la reducción ha sido del 50% o más.

También destaca que 4% de las empresas consultadas reconoce que sus ventas aumentaron.

El estudio, recalca que las medidas adoptadas por el Gobierno para hacer frente a la crisis no han beneficiado al 65% de los comercios.

En total, se estima que las pérdidas del comercio se han duplicado en los últimos dos meses, al pasar de  $840 mil a $1.850 millones de dólares,  cifra equivalente al 3.2% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

El estudio se aplicó en toda Centroamérica e incluyó a 3.000 comercios. En Costa Rica, la investigación incluye a un 20% de las empresas asociadas a la Cámara de Comercio.