Última Hora

El Ministerio de Justicia y Paz reforzó la atención del COVID-19 en sus centros penales con la llegada de 36 funcionarios de salud.

Son 17 médicos y 19 profesionales de enfermería, quienes se sumarán al sistema penitenciario y trabajarán por seis meses.

La contratación de este personal fue solicitada, desde abril, ante la Mesa Operativa de Salud y la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), a través del Plan Nacional de Emergencias.

El primer grupo de 10 médicos y 10 enfermeros se integró este lunes a las labores tras un proceso de capacitación. El resto ingresará conforme se haga efectiva su contratación. 

Ellos trabajarán de lunes a viernes y, en algunos casos, el ingreso será escalonado para cubrir, junto al personal de salud del Ministerio, la mayor cantidad de horas posible de atención médica en las cárceles.

En estos momentos, la institución cuenta con 31 médicos, 27 profesionales en enfermería, seis técnicos en emergencias médicas y cuatro auxiliares de enfermería.