Última Hora

Las consecuencias emocionales derivadas de la pandemia de COVID-19 no han afectado únicamente a los adultos.

Las autoridades detectaron, durante el 2020, un aumento “alarmante” en la cantidad de intoxicaciones con tendencias suicidas en los menores de edad, específicamente en los niños menores de 12 años.

Datos del Centro Nacional de Control de Intoxicaciones muestran que el año pasado al menos 412 menores atentaron contra su vida. El paciente de menor edad fue un niño de apenas seis años.

Según la doctora Viviana Ramos, directora del centro, muchas de las razones giran en torno a la pandemia, distanciamiento social, soledad, pérdida de algún ser querido, incluso bullying.

“No solamente la pandemia en sí por ser una enfermedad física trae consecuencias, sino también todos los efectos colaterales los estamos viviendo y ese aumento lo está diciendo”, explicó la especialista.

Según los datos, en el 2019 fueron 285 menores los atendidos por intoxicaciones con tentativas suicidas, una preocupante diferencia de 127 casos si se compara con el 2020.

Por otro lado, en el 2020 fueron 28 los niños menores de 12 años o menos que intentaron una autoeliminación, mientras que en el 2019 esa cifra alcanzó los 34 casos.

El Centro de Intoxicaciones ha determinado, además, que estas acciones se realizan principalmente por la ingesta de gran cantidad de medicamentos, situación que deben tomar en cuenta los encargados de los niños.

“Definitivamente los padres tienen que tener cuidado con estos medicamentos, dejarlos en un lugar seguro, bajo llave, los niños no tienen que saber dónde guardan los papás las medicinas”, dijo la doctora Ramos. 

Luego de determinar que los menores han sufrido un escenario de este tipo, se les brinda acompañamiento por parte de diferentes autoridades, siempre procurando su seguridad. 


"El abordaje es multidisciplinario, todos los sectores tienen un papel importante e influyente en la prevención del suicidio. Generalmente, en casi todos los pacientes menores de edad que tienen una tentativa, nosotros sí recomendamos que deben ser trasladados a un centro médico porque, aunque no sea una dosis altamente peligrosa, sí lo intervenimos rápidamente porque requiere una atención con Trabajo Social, Psiquiatría, Psicología, entre otros", explicó Ramos. 

Recomendaciones

El Centro Nacional de Intoxicaciones está realmente alerta, por lo que recomiendan a los padres de familia y familiares, en general, estar al tanto.

Esto no aplica solamente para personas menores de edad.

"Consideramos que es un llamado de atención a todos los hogares donde existan niños que estén muy solos, personas que tengan trastornos mentales preexistentes, que dejaron de ir a citas médicas, todas esas personas requieren un acompañamiento sea de amigos o familiar. Cada uno puede poner un granito de arena en esta condición tan crítica”, dijo la doctora. 

En caso de que usted considere que una persona tiene depresión, o intentos suicidas, es importante encomendar su cuidado y suministro de medicamentos a alguien más. 

"Sabemos que se están tomando sus propios tratamientos y entonces es un arma de doble filo", añadió Ramos. 

Como dato general, la institución atendió, el año antepasado, 1.323 casos de tentativas de suicidio en total (todas las edades), mientras que en el 2020 ese dato aumentó a 2.283. 

Si usted requiere ayuda, puede llamar al 800-INTOXICA o al 800-46869422 del Centro Nacional de Control de Intoxicaciones.