Última Hora

Costa Rica desarrollará sus propias pruebas para diagnosticar el COVID-19, así lo informó el Presidente de la República, Carlos Alvarado, este jueves en conferencia de prensa.​

“Costa Rica desarrollará sus propias pruebas de COVID-19, aquí en el país. Esto frente a la situación de alta demanda internacional de las pruebas. Costa Rica tiene la capacidad de hacer las pruebas acá mismo”, indicó el mandatario.

Al ser una pandemia, todos los países del mundo compiten por adquirir reactivos y 'kits' de laboratorio para diagnosticar el virus. Es por esto que nuestro país quiere desarrollar sus propios diagnósticos.

“Queremos autoabastecimiento, queremos poder producir pruebas y tratamientos contra el COVID-19. El presidente le hizo una propuesta a la OMS de compartir los conocimientos generados”, indicó Luis Adrián Salazar, Ministro de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (MICITT).

En cuatro semanas se espera tener los primeros resultados y se buscará la integración de nuevos socios estratégicos para la fase de validación con muestras de pacientes, lo cual tomaría dos semanas adicionales.

“En términos generales, la detección del virus por medio de RT-PCR consiste en tres pasos que son: la extracción de material genético viral, retrotranscripción y detección. Técnicamente es posible sustituir componentes, reactivos o tecnologías para esos pasos, por otros que tienen una menor presión de demanda en el mercado mundial y presumiblemente de más fácil acceso.

"El gran reto está en lograr que la sensibilidad y especificidad clínica de un protocolo alternativo, sea comparable con la de los kits comerciales. Hemos conformado un equipo de trabajo y una red de apoyo logístico grande que nos permitirá acelerar el proceso de prototipado y prueba, para poner los resultados al servicio de las autoridades competentes lo antes posible”, indicó Randall Loaiza Montoya, director del Centro Nacional de Innovaciones Biotecnológicas (CENIBiot).

En el estudio trabajan el CENIBiot, del Centro Nacional de Alta Tecnología (CENAT) en coordinación con el MICITT, el Ministerio de Salud, el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA), el Tecnológico de Costa Rica (TEC), la Universidad de Costa Rica (UCR) y otros actores como la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), la Promotora de Comercio Exterior (PROCOMER) y la empresa Speratum, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Para la primera fase de este proyecto, el PNUD aporta $37.500 y $170.000 son aportados como contrapartida en especie por CENIBiot (acceso a equipos, profesionales).

“Costa Rica tiene talento humano y con grandes capacidades, si trabajamos conjuntamente tendremos más y mejores opciones para superar esta pandemia, no solo en lo sanitario, sino en el desarrollo científico, social y económico. Con solidaridad y unión podemos transformar esta crisis en una oportunidad”, comentó el presidente Alvarado.