Última Hora

Costa Rica dejará de utilizar pruebas para poder calificar de recuperados a casos positivos por COVID-19.

La decisión, según explicó el ministro de Salud Daniel Salas, viene respaldada por estudios concluyentes de la Organización Mundial de la Salud con base en la presencia viral en los casos de coronavirus.

La medida, avalada también por biólogos nacionales y extranjeros, aplicará solo para aquellos pacientes que no hayan sido hospitalizados y no muestren síntomas.

“Si una persona no presenta síntomas se puede declarar como recuperado 10 días después de que se le practicó la prueba que dio positiva. En el caso de que haya presentado síntomas leves, será declarado como recuperado 13 días después de la prueba siempre y cuando en los últimos tres no haya tenido síntomas respiratorios, tos, fiebre o dolor de garganta”, afirmó Salas.

En el caso de los pacientes hospitalizados estos seguirán requiriendo de una prueba negativa para calificarse como recuperados.

El jerarca aseguró que esta decisión no tiene nada que ver con la cantidad de pruebas que tenga el país disponible, que aseguró que al día de hoy son 38.000 a nivel público.

“Esta es una decisión completamente basada en los lineamientos de la OMS realizados incluso en Europa y Estados Unidos. Los estudios han demostrado que la replicación del virus (etapa contagio) no existe luego de nueve días”, explicó Salas.

El ministro aclaró que estos pacientes que sean declarados como recuperados podrían seguir arrojando pruebas positivas por el virus incluso tres semanas después de la detección inicial, pero esto significa que hay fragmentos del virus, pero no que este se está replicando.