Última Hora

Las montañas de basura que dejó tras de sí la celebración del Festival Envision en Uvita tienen enfrentados a la Municipalidad de Osa y el Ministerio de Seguridad Pública.

Los vecinos de la zona denunciaron la contaminación que quedó en la playa de Uvita tras la realización del popular festival. 

Un grupo de personas instaló chinamos ilegales en la playa, ajenos a la actividad, sin que nadie se responsabilice por la falta de supervisión y atención a esa situación.

El fin de semana anterior se realizó Envision, un festival de arte, música y yoga que se celebra todos los años en nuestro país. Este es amigable con el ambiente ya que no se utiliza plástico, no se venden latas, todos los desechos se reciclan de manera adecuada y cumple con todos los requisitos para operar en la zona.

El problema de la contaminación radica en los chinamos, pero, ¿por qué estos puestos de venta de comida, alcohol y artesanías estaban operando de manera clandestina en las afueras del festival sin supervisión de las autoridades?

Versiones encontradas

Se trata de unos 80 establecimientos ilegales operados por costarricenses de diferentes partes del país, un número que se escapa de las posibilidades de control de la Municipalidad de Osa pues no posee una policía municipal.

Ante esto el municipio solicitó con anticipación refuerzos de la Fuerza Pública de Pérez Zeledón.

Según el alcalde de la municipalidad, Jorge Alberto Cole de León, el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) destinó 100 efectivos para la ocasión. 

El operativo estaba planeado para realizarse el martes a las 8 a. m., pero el lunes en la noche un correo electrónico enviado por el MSP expresó que por razones de otra índole no podrían acompañarlos.

“Como en otros años se iban a establecer actividades ilegales sin autorización, nosotros hablamos con buen tiempo para coordinar un operativo en la zona, teníamos vehículos y el personal planeado que se le pidió al MSP, pero el día antes del operativo lo cancelaron”, indicó el alcalde.

En consecuencia, los funcionarios decidieron no interferir en los chinamos porque su integridad peligraría debido a la agresividad de los vendedores.

“A ellos se les solicita de buena manera desalojar, pero no lo hacen y amenazan con no dejar entrar a nadie hasta con machetes. Al no tener el apoyo de la Fuerza Pública, no íbamos a entrar, sería arriesgar la vida”, manifestó Yadira Arroyo, funcionaria del área de patentes de la municipalidad.

Descargo

Ante esto, el director de la Fuerza Pública, Daniel Calderón, explicó que la solicitud de la municipalidad se tuvo que denegar por falta de dos requerimientos técnicos.

En el caso de los desalojos son operaciones que se planifican y requieren la aprobación de un criterio operativo del Departamento de Planes y Operaciones y el visto bueno de la Dirección de Apoyo Legal.

Esto en función de verificar la legalidad de lo que se hará en la zona, para que los oficiales que vayan lleven acompañamiento de la asesoría jurídica y para determinar cuanta gente se va a desalojar, el área de acción, los riesgos posibles y así se calcula la cantidad de recursos que se destina.

Calderón indicó que una delegación como la de Pérez Zeledón no podía destinar tanto personal, por lo que debía tener el apoyo de la Unidad de Intervención Policial (UIP), pero todo esto se hubiera asignado con los requerimientos previos que no se tenían para la fecha por lo que se canceló.

“Hubo un problema de comunicación entre la Fuerza Pública y la Municipalidad porque la coordinación se hizo en la zona, pero la acción se suspende para ese día porque no estaban esos requisitos técnicos que son indispensables para que se realizará”, añadió el director.

Se le indicó a la encargada de la Municipalidad para que se reprogramara la fecha del operativo, pero al estar el evento tan encima no se le dio continuidad.

“Normalmente estas cosas son bastantes ágiles. El apoyo no se les negó, pero lo que se le dijo a la comandante Noguera de Pérez Zeledón es que no se tenían esos requisitos previos, se le pidió que se suspendiera y que se reprogramara, pero lo que faltó fue coordinar mejor la reprogramación de la fecha”, añadió.

El director alega que tuvo personal afuera y adentro, pero destinados para atender la prioridad que es la prevención de tráfico y consumo de drogas y prevención contra derechos de la propiedad y la vida, no para los chinamos clandestinos.

Jorge Alberto Cole de León explicó que esta semana la municipalidad procedió a limpiar la playa por completo.