Última Hora

El confinamiento por la pandemia aumenta el riesgo de cuadros severos de ansiedad y depresión en adolescentes.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pide a los padres de familia estar atentos a las señales de alerta.

Para los expertos en salud mental, la suspensión de clases y el llamado a permanecer en casa hace que los jóvenes se sientan desconectados de sus amigos, aislados y en soledad.

Estas angustias relacionadas con el COVID-19 pueden resultar abrumadoras y generar otros trastornos en esta población.   

La institución sigue brindando atención para este tipo de casos por vía telefónica y presencial cuando así se requiera.