Última Hora

El Ministerio de Hacienda anunció, este miércoles, la condena a 10 años de prisión por dos delitos de defraudación fiscal contra seis personas que integraban un conglomerado de tiendas dedicadas a la venta de ropa y zapatos importados.

Se trata de un hombre de apellidos Soto Mora, sus dos hijas de apellidos Soto Navarro, dos hombres de apellido Murillo Hernández, quienes fungían como supervisores, y el contador del grupo empresarial de apellido Huertas Barboza.

A ellos se les responsabiliza una omisión en el pago de impuestos por el orden de ₡349 millones en los periodos 2001 y 2002. La denuncia fue presentada en 2004 y fue resuelta hasta junio anterior.

Esta es la primera vez en la historia de Costa Rica que una investigación por defraudación llega a una sentencia en firme, es decir, que ya no se puede apelar.

“Esta sentencia de los Tribunales de Justicia sienta un precedente fundamental con el que se demuestra que en Costa Rica es posible la condena por evadir al Fisco. Es la primera vez en la historia del país en que se da una condena en firme por delito tributario, que además de afectar al contribuyente, recae sobre sus colaboradores, en este caso supervisores y contador.

“Este largo proceso permitió demostrar la fundamentación técnica de la investigación que iniciamos hace de 16 años ante una maniobra fraudulenta por las que se estaban dejando de pagar importantes sumas al Fisco”, aseguró el director de Tributación, Carlos Vargas.

El grupo empresarial investigado incluía 53 personas jurídicas y 103 personas físicas y la defraudación fue posible comprobarla gracias al levantamiento del secreto bancario, según detalló Vargas.

A la fecha existen 21 casos pendientes de resolución por parte del Poder Judicial, por un monto estimado de más de ₡20.800 millones en impuestos dejados de pagar.