Última Hora

Las alertas que se manejan en los diferentes cantones y distritos del país, debido a la emergencia por COVID-19, se toman no solo por número de casos, sino por la observación de cómo se desarrolla el contagio y los riesgos en la población.

Así lo explicaron este martes en conferencia de prensa el presidente ejecutivo de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Alexánder Solís, y el ministro de Salud, Daniel Salas.

“El estudio se realiza desde la Sala de Análisis de Situación Nacional que se mantiene en reunión permanente con participación de funcionarios de la CNE, el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), así como de otras entidades que intervienen en la atención de la emergencia”, dijo Solís.  

En el país existen cuatro tipos de alerta:

Verde (nivel información)

No hay casos de la enfermedad, pero países con conectividad directa con Costa Rica los tienen.

Amarilla (nivel moderado)

Variables epidemiológicas en incremento acelerado.

Ocupación hospitalaria alta.

Control sobre los casos bajo (nexo y aislamiento).

Naranja (nivel alto)

Variables epidemiológicas en incremento.

Ocupación hospitalaria media.

Control sobre los casos aceptable (nexo y aislamiento).

Roja (nivel extremo)

Ocupación hospitalaria extrema.

“Para las alertas se realizan análisis cualitativos y cuantitativos. Desde el punto de vista epidemiológico, contempla diferentes indicadores que ayudan a entender cómo un cantón pasa de una alerta a otra por lo que es muy importante observar la tendencia, variación y la tasa de ataque de los casos en los cantones”, señaló el jerarca de Salud.

Salas agregó que “dicho análisis además se alimenta con el contexto local entregado desde las áreas del Ministerio de Salud y de la Caja con el fin de tomar en cuenta particularidades de la zona y sus realidades”.

Los indicadores epidemiológicos que se valoran en el análisis cuantitativo son:

- Razón de riesgo cantonal por tasa de ataque (por semana epidemiológica): cantidad de casos nuevos con respecto a la cantidad de población de un cantón, dividida entre la cantidad de casos nuevos a nivel país entre la población nacional. Equivale a un 66%.

- Pendiente y coeficiente de variación (últimas tres semanas epidemiológicas): aumento o disminución semanal de los casos activos de cada cantón. Equivale a un 33%.

“Aunque en nuestro país por el momento no se registran alertas rojas, a la hora de determinarlas, además de lo anterior, se tomará en cuenta la capacidad hospitalaria país”, agregó Salas.