Última Hora
 

Llamadas telefónicas, clonación de tarjetas e incluso correos electrónicos; a esto y más acuden los estafadores para amenazar su patrimonio.

Y es que los correos electrónicos es uno de los métodos más antiguos y que los estafadores mantienen dentro de su repertorio.

Usando cuentas que hacen pensar al usuario que es el banco quien les escribe, solicitan información sensible al cliente.

Los especialistas insisten en la necesidad de no utilizar redes de Internet públicas para accesar a sus cuentas bancarias, ya que en medio del tráfico de datos pueden existir estafadores ocultos observando su información confidencial.

Recuerde entonces las facilidades que dan instituciones bancarias para monitorear sus cuentas como es el caso de las notificaciones vía mensajes de texto o correo electrónico o controlar los montos diarios de transacciones en cajeros automáticos y la web utilizando topes diarios.

En el caso del Banco Nacional puede accesar a la dirección: www.bncr.fi.cr o acudir a la agencia más cercana para obtener más recomendaciones de seguridad.