Última Hora

El comercio costarricense cruza los dedos por el Viernes Negro, pero admite su pesimismo para Navidad.

Las últimas dos fechas importantes que le quedan al calendario del sector evidencian un contraste en las expectativas de los negocios: tres de cada cuatro esperan ventas similares a las del año anterior este próximo viernes, mientras que la mitad visualiza pérdidas para diciembre.

Las proyecciones parten del sondeo que la Cámara de Comercio de Costa Rica realizó entre sus 800 afiliados.

La expectativa del Viernes Negro se nutre en las sensaciones de las últimas semanas, pues el proceso gradual de reapertura económica que mantienen las autoridades se ha reflejado en los negocios en los últimos meses.

“La Cámara está optimista porque hemos visto aumentos de visitación con respecto a meses anteriores y sé que el comercio va a hacer un gran esfuerzo para seguir luchando por restablecer su posición en cuanto a la posición de generar más empleo para Costa Rica”, aseguró Allan Gerli, director de la Cámara de Comercio de Costa Rica y representante de tiendas.

Según la entidad, solo un 25% del sector visualiza un aumento en las ventas para este Viernes Negro, pero muy pocos esperan pérdidas.

A nivel de descuentos, algunos proyectan rebajas de hasta el 70%, aunque el 25% acepta que la coyuntura actual no les permitirá ofrecer promociones en esta importante fecha.

La expectativa es muy diferente para el cierre de año.

En Navidad el 50% de los comercios visualiza pérdidas y el mismo porcentaje no prevé descuentos. Los que sí, los estiman entre 10% y 70%.

En ese puntom solo el 25% de los comercios contratará personal temporal para esta fecha, pero en ningún caso se superará la cantidad de personas empleadas para la Navidad del 2019.

"No tenemos un detalle en particular de la cantidad de personas, pero sí que el 75% de las empresas no están pensando en contratar, el aforo tiene una limitación significativa en eso, estamos enfrentando una situación económica delicada que hace que el comerciante sea conservador al respecto", añadió Gerly.

Aglomeraciones

El otro problema para el comercio son las restricciones sanitarias que aún persisten, especialmente a nivel de aforo.

Gerli precisó que, por este motivo, los comercios han decidido extender la temporada de promociones para evitar que sus clientes lleguen en un mismo momento.

Ejemplo de esto es Walmart, que este año desistió de realizar su famoso “día más barato del año”.

La cadena internacional, en su lugar, inició con promociones desde finales de octubre y las extenderá hasta inicios de diciembre, repartiendo las mejores promociones durante todo ese periodo.

“Walmart antes realizaba una actividad de tres días, pero previendo esto lo que hicimos fue ampliar nuestra temporada de rebajas para darle la oportunidad a las personas de encontrar descuentos en cualquier momento durante más de un mes.

“Lo que decidimos fue no limitar a las personas a un solo fin de semana, cambiamos la estrategia y así evitamos también aglomeraciones”, explicó Mariela Pacheco, subgerente de Asuntos Corporativos de Walmart.

Las promociones incluyen también a las cadenas de Maxi Palí, Palí y Más x Menos.

Pacheco precisó que los descuentos son muy similares a los de años anteriores y que la expectativa es igualar o superar los números de 2019, pues la afluencia en sus diferentes tiendas los hace optimistas.

De la misma forma, los comercios en general han desistido de promociones exclusivas para un mismo día, excepto con las compras en línea, donde la mecánica sí lo permite.