Última Hora

Las medidas sanitarias en el cantón central de la capital golpean con fuerza al comercio y el Mercado Central no se escapa de eso.

De los 200 locales que conforman el mercado, solo 30 pueden abrir al público debido a la alerta naranja.

A pesar de que algunos locales pueden seguir operando, los ingresos cayeron en un 80%.

Los comerciantes del Mercado Central piden mayor apoyo de la municipalidad con el pago de los alquileres.

Actualmente se les hace un rebajo de un 25%.

Se estima que más de 800 personas laboraban en el mercado antes de la pandemia, pero ahora son muy pocos los empleos que se mantienen.

Los comerciantes del Mercado Central señalan que mientras ellos cierran sus negocios, las ventas ambulantes se disparan en San José.