Última Hora

Varios centros educativos en Guanacaste se han visto afectados por el hampa, en algunos casos se han reportado robos millonarios de pantallas y computadoras, es por esa razón que en el Colegio de Santa Cruz tomaron la decisión de instalar una malla eléctrica para intentar frenar a los ladrones.

Y es que a pesar de que cuentan con seguridad Falcon con más de 40 cámaras, esto no ha impedido que los ladrones hagan de las suyas, ya que, en lo que va del año, han registrado cinco intentos de robo.

“Se nos han metido a robar como cinco veces en lo que va del año, y eso que tenemos alarmas, pero siempre han hecho el daño, principalmente en la cocina que es lo que les queda más cerca”, explicó a Teletica.com Gabriela Morales, representante de la Junta de Educación del Liceo.

Uno de los más grandes del país

Con un terreno de cinco hectáreas, este Liceo es el más grande de Santa Cruz y uno de los más grandes del país, lo que hace muy difícil que un solo guarda pueda abarcar la vigilancia de toda la propiedad.

“El colegio cuenta con un guarda de seguridad para cada turno, encargado de velar por la seguridad 24 horas, pero como le digo, el área es tan extensa, el guarda se debe encargar del portón principal de acceso de estudiantes, profesores y visitantes, portón de acceso de los autobuses y vehículos de los profesores y de toda la propiedad.

“Tenemos una población de 1600 estudiantes, más de 100 profesores y tenemos que poner alguien que trabaja en la Junta para que ayude en el otro portón porque el guarda no puede solo”, explicó Morales.

Sin poder contratar otro guarda

A pesar de que han intentado que el Ministerio de Educación Pública (MEP) les de otro guarda, principalmente por las noches, esto no se ha podido ya que no hay presupuesto.

“Desde hace más de un año hemos estado solicitando al MEP y justificando la necesidad de dos guardas más, o al menos uno más para que en el turno de la noche la institución tenga dos guardas en razón del gran tamaño de la propiedad.

“Pero nos han rechazado la solicitud porque estamos al tope del acuerdo de las necesidades de la institución, llevándonos a la necesidad de buscar medidas como la cerca eléctrica para proteger los activos de la institución de la cual somos responsables”, detalló la funcionaria.

Malla eléctrica

Los ladrones han utilizado distintos métodos para poder ingresar a la institución, desde saltarse la tapia, cortar el alambre navaja, hasta hacer boquetes en la pared que es de cemento.

Por dicha razón es que la Junta decidió invertir en la cerca electrificada de 12.000 watts para proteger los activos de la institución.

“La junta tiene fondos y con eso hicimos la cerca, tenemos equipo muy delicado y por eso es muy importante cuidarlo, desde computadoras, pantallas hasta butacas donadas por el Teatro Nacional”, aclaró Gabriela.

¿Representa la cerca un peligro para los estudiantes?

A pesar de que es una útil herramienta para combatir el hampa, una cerca electrificada en un centro educativo puede representar un peligro para los estudiantes.

“Si y no, si porque son cercas electrificadas, pero se encuentran colocadas sobre la tapia del colegio, que cuenta con una altura de 2.5 metros y de ahí en adelante es donde se instaló la cerca, por lo que ocasionarles un daño o peligro solamente sería que traten de subirse a la misma o tocarla con algún tubo o palo.

“No, porque se encuentra a una altura razonable, incluso colocada con una inclinación de 45 grados hacia nuestra propiedad y no a la propiedad de los vecinos; una vez que vuelvan los estudiantes a las lecciones se les dará una charla explicando sobre los diferentes riesgos y prevenciones. Otro punto importante es que no son niños, nuestra población es de colegiales”, concluyó Morales.

Y es que solo en tres cantones de Guanacaste, más de 15 centros educativos han sido blanco del hampa en tiempos de pandemia.

En Tilarán y en Quebrada Grande de Nicoya les robaron todos los equipos tecnológicos. En Quebrada Grande el robo es por más de 5 millones de colones.

Mientras que en la escuela Calmital de Nicoya se llevaron 16 computadoras y algunas pantallas.

Camarógrafo: Víctor Miranda.

Asistente: Pablo Canales.

Colaboración de Guana/Noticias para Teletica.com

App Teletica