Última Hora

El Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica hace un llamado vehemente a la prudencia, a la precaución, a la racionalidad y, especialmente, a la solidaridad humana durante esta emergencia nacional por Covid-19.

Hoy vivimos una conmoción y sobresalto social, fenómenos comunes debido a la situación mundial. 

Además, en ocasiones, aumentan los sentimientos y emociones como el miedo, la angustia, el enojo, la impotencia y la ansiedad, pues estamos atravesando una crisis que coloca de forma visible y directa nuestra vulnerabilidad como seres humanos.

“Lo primero que hemos de hacer es entender que la incertidumbre o el miedo es una reacción normal y adaptativa ante una situación imprevista, y que tiene utilidad, que es una emoción que nos va a ayudar a poner en marcha planes de acción para reducir esa situación incierta, por eso el consejo más importante es mantener la calma porque el miedo nos bloquea y nos impide gestionar las amenazas con eficacia, convirtiéndose entonces un impedimento y un problema psicológico”, señala Oscar Valverde Cerros, presidente del Colegio de Psicólogos.

Valverde indica además que, “el miedo, aunque no es ningún virus, se contagia con facilidad entre las personas y los colectivos. La vacuna principal no está en los laboratorios, sino en las actitudes y conductas de las personas”.

Ante tal situación, el Colegio de Profesionales le da siete consejos para perder o disminuir el miedo por la pandemia mundial:

1. Identifique pensamientos que puedan generar malestar. Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen su malestar emocional.

2. Reconozca sus emociones y acéptelas. Si es necesario, comparta su situación con las personas más cercanas a usted para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita o bien recurra a una persona profesional en Psicología si percibe que su ansiedad, angustia o temor está afectando significativamente su bienestar y su tranquilidad.

3. No tome más precauciones de las necesarias. Esto no le hará estar más segura(o) frente a un contagio y, en cambio, alimentará su miedo y el de los que le rodean, en especial el de los más pequeños.

4. Mantenga sus rutinas diarias y hacer vida normal en la medida de lo posible, siempre y cuando no vaya en contra de las recomendaciones de las autoridades sanitarias. El miedo se controla mucho mejor a través de nuestros comportamientos saludables que a través de los razonamientos auto inducidos o de las precauciones innecesarias.

5. Disfrute de este tiempo para compartir en familia, evite hablar permanentemente del tema.

6. Manténgase en su casa el mayor tiempo posible y cuide con mucho cariño, esmero y responsabilidad a las poblaciones más vulnerables.

7. Manténganse informados (as) por las vías oficiales. Reproduzca solo aquellos mensajes orientados a informar y no a alarmar.