Última Hora

Las lluvias por el impacto del huracán Iota se sentirán en Costa Rica a partir de la noche de este lunes, conforme el evento se aproxime a Centroamérica; por esa razón, la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) actualizó las alertas para varias regiones del país y pide mayor vigilancia a quienes habiten en zonas con riesgo de inundaciones.

La CNE declaró alerta naranja en el Pacífico Norte, Pacífico Central, Pacífico Sur y la Zona Norte.

El Valle Central permanece en alerta amarilla y el Caribe en alerta verde, según determinó el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la CNE, quienes sesionaron esta tarde.

Las autoridades han abastecido las bodegas regionales (Osa, Parrita, Cañas, Talamanca) para tener los insumos prioritarios en caso de tener que responder de manera oportuna a emergencias que se generen. Incluso, ya tienen previsto la apertura de albergues, si fuera necesario.

Alexánder Solís, presidente de la CNE, reiteró el trabajo articulado de las instituciones que componen el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo y pidió que se continúen las acciones de prevención y contención de cualquier emergencia que se pueda presentar a raíz de los efectos indirectos de Iota.

La dirección del viento y la intensidad, aunado a la velocidad de desplazamiento, están favoreciendo que no tengamos tantos efectos indirectos, como sí los dejó Eta semanas atrás, según el reporte del Instituto Meteorológico Nacional (IMN).  Sin embargo, la CNE estará vigilante y en constante monitoreo, y pide a la población no bajar la guardia y actuar con responsabilidad y cautela.

“Algunas zonas del país se mantienen muy vulnerables debido a la saturación de los suelos por las lluvias anteriores, lo que nos hace extremar las labores de vigilancia, monitoreo y coordinación constante con el IMN y los Comités Municipales y Comunales de Emergencia”, expresó Solís

Hasta este momento, todavía se atienden 88 personas en siete alojamientos temporales ubicados en varios puntos del país. Estas familias no pueden regresar a sus viviendas por temas de seguridad y los CME están atendiendo sus necesidades básicas.

Más aguaceros

Un nuevo evento se desplaza hacia la costa del Caribe de Costa Rica, lo que podría traer más precipitaciones a partir del viernes, y tiene un 40% de probabilidades de convertirse en depresión tropical hacia finales de esta semana, según los pronósticos del IMN.

“Las condiciones del tiempo hacia el fin de semana muestran las probabilidades de permanencia de lluvia en varias zonas del país. Estamos coordinando con las instituciones de primera respuesta y los Comités Municipales de Emergencia para que tomen todas las medidas preventivas, a fin de salvaguardar la vida, incluso los monitoreos preventivos cada tres horas”, comentó Solís

Las recomendaciones de seguridad se mantienen durante toda la semana para quienes viven cerca de ríos y quebradas propensas a desbordamientos, para quienes habiten cerca de laderas o montañas vulnerables a deslizamiento, y a conductores que deban transitar por las zonas que presenten este comportamiento lluvioso.

Además, las autoridades reiteran que cualquier situación deberá ser reportada mediante el Sistema de Emergencias 9-1-1, desde donde se canalizará con la institución respectiva y los Comités Municipales de Emergencia.